Tour de l’Ardeche: Suicide Attacks

Chloe Hosking

I’ll admit I didn’t have high hopes of actually enjoying the Tour de l’Ardeche. For me it seemed like the lesser of two evils; stay home and train alone or suffer with the masses. When it comes to training and the end of the season three is never a crowd, so the opportunity to race a hilly six day tour offered a great training alternative.

But the last two day’s have proved to be more than just gruelling training rides.

Today kicked off with a 6.8km time trial from Valvignieres to Alba la Romaine and wasn’t high on my priority list. With no time trial bike, time trial helmet or even a skin suit I was already at a distinct disadvantage. Not to mention the fact that I didn’t actually know when my starting time was.

A mix up in race numbers yesterday left the organisation – and everyone else…

Ver la entrada original 1.136 palabras más

web.0″· ALGO EN LO QUE CREER (I) · Comunicación creativa en Social Media

“web.0” · ALGO EN LO QUE CREER (I) Comunicación creativa en social media

 
 Imagen
‘web.0’ Algo en lo que creer (I)
 

Los que me empezáis a conocer ya vais viendo por donde me decanto en este entorno del Social Media para las empresas.
 
Qué es lo que más me fascina, con el convencimiento de que ese es el nuevo paradigma.
 
Entiendo el paradigma como el referente que marca tu dirección, algo en lo que crees.
 
Yo creo en las personas.
 
En cómo se emocionan y qué les emociona; en cómo sienten y qué sienten, en cómo y con quién se relacionan y en qué comunican y en cómo comunican… sus necesidades, sus principios, sus valores…
 
Y creo en una nueva realidad social, socializadora, sociable… en una nueva cultura de la comunicación.
 
Y creo en las empresas ‘humanizadas’, que se mezclan entre las personas, comparten valores con las personas, actúan como las personas, empatizan como las personas…
 
Personas, nueva cultura de la comunicación, empresas humanizadas, ¿Qué es esto?
 
Esto es un cambio de actitud, esto es web.0 (ya sabéis también que me gusta llamarla así, avanza vertiginosamente, web2.0, 0.3, 0.4….)
 
En estos días ha pasado delante de mí este artículo: “Redes sociales y Social Media ¿cuál es la diferencia?” (apasionadadelasredesociales.wordpress.com)
 
Refería que en Marketing on-line se confunden los términos Social Media y Redes sociales, y pasaba a conceptualizarlos de la siguiente manera:
 
· “Social Media” es el conjunto de plataformas, herramientas… y medios con los que creamos conversación, interacción, colaboración, distribución de contenidos entre usuarios.
 
· “Redes Sociales” son las conexiones o vínculos que se crean en las plataformas al conectar a miles de usuarios, compartir, e inducir a la interacción.
 
Las conversaciones son el núcleo de las redes sociales y a través de ellas se desarrollan las relaciones.
 
Sobre esta base me voy a atrever a conceptualizar un término de tres palabras :
 
· “Social Media Marketing”
 
Todos como usuarios utilizamos internet para buscar ‘algo’.
 
Cuando buscamos algo, nos gusta encontrarlo, y encontrarlo con facilidad.
 
También nos gusta, una vez que lo hemos encontrado, no tener que volver a hacer búsqueda para otras ocasiones, sino que esté siempre ahí.
 
Y nos gusta también saber qué opinan los demás sobre ese ‘algo’.
Y en especial nos gusta saber qué piensan determinadas personas sobre ese ‘algo’
 
Pues bien, como empresa, son objetivos:
 
· Ser encontrados
· Estar presentes
· Ser recomendables
 
Esto se llama:
 
· POSICIONAMIENTO
· VISIBILIDAD
· REPUTACIÓN
 
El posicionamiento se lo tenemos que dar hecho a google, situarnos donde queramos -enlazo este artículo que también ha pasado delante de mí y me ha parecido interesantísimo, completo, claro y actual ‘Ponte al día en SEO: 6  novedades que te interesan’ (polinomi.com), la visibilidad la vamos a obtener aportando contenidos de valor, muy viralizables, y la reputación la vamos a conseguir a pulso, dando confianza.
 
Social Media, Redes Sociales, Social Media Marketing…, conceptos…, realmente los conceptos ya no son importantes, sino escuchar, sentir, empatizar… atraer, seducir…
 
Social Media Marketing es dar y tener ‘algo’ en lo que 
creer.
 
Yo creo en las Personas, en la nueva cultura de la comunicación, en las empresas humanizadas.
 
¿En qué crees tú?
 
 
De la Comunicación eficaz hablamos en el artículo “Conversar sobre conversaciones · Comunicación creativa en social media”, de  mi modo de sentir el social media marketing en el artículo “’web.0’· Algo en lo que creer (I) · Comunicación creativa en Social Media” y de la comunicación eficaz dimensionada en “’Entorno.0’ · Algo en lo que creer (II)· Comunicación creativa en Social Media”.

¿Cobran demasiado nuestros políticos?

¿Cobran demasiado nuestros políticos?wordpres

Así en genérico y con la que se nos cae cada día en las espaldas, la respuesta que nos pide el cuerpo y la inteligencia es un sí rotundo, enorme. Nos pilla la pregunta con los bolsillos caídos y vacíos y unas ganas locas de decirles a muchos de ellos a la cara lo que pensamos. El desprestigio de la clase política nos desborda como sociedad y hace falta ponerle remedio inmediato si queremos evolucionar.

Sin embargo, vale la pena pensar en ello, darle vueltas, buscar la excepción. No todos los políticos son iguales ni tienen el mismo ámbito de decisión, ni la misma responsabilidad. Por tanto, tomar la decisión de si su sueldo es excesivo o no, no puede hacerse sin matices.

Llevo años oyendo aquello que dicen muchos de ellos de “en una empresa privada, por mi puesto de responsabilidad, cobraría el triple”. Cierto, certísimo. El problema es que en una empresa privada, a lo mejor usted no ostentaba ese cargo porque no tiene preparación, ni aptitud, ni actitud… ni nadie le debería un favor. En esos lugares, señor, a uno le piden que trabaje y no que caliente la silla.

De algunas fuentes reputadas y sabias mentes, me llega otra versión. “Un político tiene que estar muy bien pagado, aún más que ahora, porque es alguien que deja su carrera para dedicarse al ejercicio público. Si está mal pagado sólo accederán a la política los que tengan grandes rentas y fortunas, cómo sucedía antaño, y la élite económica copará esos puestos… ¿crees que pensará en satisfacer al pueblo? Si se paga bien, los buenos profesionales aparcaran sus carreras para hacer política”. Sí suena bien, pero ¿nos parece poco 3.000 o 4.000 euros al mes? ¿es un sueldo que no permite dejar una carrera de brillante abogado, médico, arquitecto o economista por un tiempo para dedicarse al bien común? ¿Dónde queda la satisfacción por cambiar nuestro mundo?

Y teniendo en cuenta que muchos partidos no postulan a este tipo de profesionales para los primeros puestos de la lista, para algunos que en el mundo real no los han visto juntos, el salario no está mal…

Un conocido me dijo “los políticos tienen que cobrar mucho porque cuando dejan el cargo se les acaba el chollo, además así no corres el riesgo que echen mano a la caja”. Supongo que esta tesis, ya nos damos cuenta que hace aguas. No tiene sentido desde un punto de vista ético, porque sería como sobornarles para que no nos hagan trampas y no se gasten nuestro dinero. Hace aguas porque han echado mano de la caja incluso algunos con una vida regalada, sin temor a nada, sin vergüenza ninguna, sin tener en cuenta el riesgo.

Puede que nuestros representantes públicos electos a veces olviden por qué están sentados en sus tronos, que trabajan para nosotros, pero es que los votantes para eso, y más, tenemos memoria de pez.

Tal vez lo que realmente nos insulta es que la mayoría de personas no cobren un salario digno y sepan que nunca van a cobrarlo. Caemos en la trampa de quejarnos por sus sueldos, como cuando nos indignamos con los funcionarios porque sus condiciones laborales nos parecen mejores… y jugamos según sus normas… y acabamos pidiendo que se terminen con sus privilegios cuando lo que tenemos que pedir es dignidad en el trabajo para todo el resto.

¿Cobran demasiado nuestros políticos? Tal vez sí. Algunos, sin duda, por la responsabilidad que tienen, su nula preparación, su margen de decisión y, sobre todo, por las pocas ganas que le ponen. Escandaliza, asquea. Otros, tal vez no, tal vez cobren poco.

A pesar de ello, no nos engañemos, lo que hay que pedirles es que trabajen, que den el máximo, que sean profesionales, que se esfuercen, que sean eficaces. Que recuerden que nuestras vidas y las de los nuestros están en sus manos.

Que sólo lleguen a las listas los válidos, los preparados, los que tienen ganas de cambiar y mejorar nuestras vidas (y las suyas también). El día que no haya un solo inepto/a sentado en un escaño, lo pagaremos con ganas porque nuestras vidas serán mejores. Y las reglas del juego serán dignas para todos.

merceroura la rebelión de las palabras

merceroura la rebelión de las palabras

A esas personas….

Me gusta la gente que sabe ver el mérito y el brillo en los demás. Eso los hace grandes, enormes. Son personas que saben ver el talento ajeno y no les asusta; les ilusiona, les abre la mente, les muestra un camino de oportunidades compartidas… Tienen algo que va más allá del ego, se llama autoestima. Se conocen, se aprecian, se encuentran las virtudes y reconocen los defectos y luchan cada día por mejorar. Saben que tener talento cerca atrae su talento, que la inteligencia atrae inteligencia, que el buen rollo atrae buen rollo. Que el triunfo ajeno es el propio. Se mezclan, se alían, se empapan de otros que también sueñan… y algo nuevo se pone en marcha… son imanes que atraen lo bueno. Son insaciables buscando talento, escupen la pereza y encierran las quejas hasta que se hacen diminutas y se evaporan.

Son personas que no temen que nadie les haga sombra, porque saben que tener cerca a un sabio les hace más sabios… que el brillo de los demás jamás les dejará opacos sino que les ayudará a sacar a la luz sus habilidades. Jamás he conocido a una persona inteligente que se rodee de personas estúpidas, que no tengan estímulo o ganas de hacer cosas nuevas. Los inteligentes de verdad, aquellos que se guían por la razón pero también por las emociones, buscan personas con energía, con ganas, personas que convierten las pequeñas cosas en aventuras… que crean hábitos y saben cómo no caer en la monotonía porque saben cómo reinventarse la vida a cada paso. Esas personas que no ven obstáculos sino retos, las que miran un desierto e imaginan un mundo… que usan un arma poderosa llamada intuición. Son gente elástica, que se adapta pero que sabe volver a su forma original si es necesario.

Son personas que construyen, que unen, que buscan palabras y diálogo. Defienden sus ideas pero saben ceder. Saben que son falibles y vulnerables pero lo utilizan para crecer… Se pegan a lo bueno y lo aplauden. Comparten, observan como lechuzas, se enamoran de lo que les rodea, toman nota… rectifican, almacenan sensaciones, ahuyentan miedos después de meditarlos y reconocerlos… caminan sin parar. Suben montañas de papeles, de facturas, de rocas afiladas, de arenas movedizas, de miradas de envidia, pero no se detienen más que para tomar aire y contemplar. Crean, generan, aman. Y ven ingenio en un mar de mediocridad, un diamante en una ciénaga… encuentran la palabra amable en el discurso victimista y demoledor… y cuando están agotados, sonríen por si más tarde el cansancio les vence y se olvidan.

Me gustan esas personas porque brillan en la oscuridad. Su brillo no cesa, a pesar de que algunos intenten mitigarlo y esconderlo, lo oculten en el último rincón del lugar más alejado… su luz siempre se cuela por el resquicio de una puerta, traspasa las paredes, derriba muros. Ese brillo no puede esconderse, lo llevan escrito en la cara e impregna cada cosa que tocan porque hacen magia.